• VIII Conferencia Mundial del Atún “Vigo 2017”
  • Fachada CYTMA
  • Cabecera latas
  • Frescos
  • Elaboracion atun
  • Pescas
  • lab
  • sala
  • Receta

Buscar en toda la web

CalendarioEventos

 

 
 
 

 
 
 

 


Noticias

ANFACO-CECOPESCA desarrolla herramientas genéticas para verificar e impulsar la correcta comercializacion de la carne de buey en el mercado

Vigo, 24 de abril de 2017. La carne es una fuente de proteínas rica en aminoácidos esenciales, además de minerales como el potasio, el fósforo, el magnesio, la vitamina B12 o hierro en forma fácilmente asimilable. Entre las carnes, una de las más apreciadas es la de buey, caracterizada por su color rojo intenso, además de un sabor más fuerte que el de otras carnes de vacuno, tiene un gusto potente y meloso, además de que es muy agradable en boca y fácil de masticar.
En este sentido, recientemente se ha emitido el programa "En el punto de mira: el fraude de la carne de buey” en el canal Cuatro, en el que los reporteros describen la posible comercialización fraudulenta de la carne de buey en determinados supuestos. Las actuaciones supuestamente irregulares descritas consistían básicamente en la venta de carne de vacuno como si fuera buey.
 
Los principales formatos en que se presenta la carne de vacuno son bistec y chuleta, aunque hay otros formatos de carne procesada, como por ejemplo las hamburguesas, cada vez más habituales y en los que no se aprecian las características del producto fácilmente. Por ello, a través del etiquetado los consumidores deben tener a su disposición toda la información de un artículo. Por esta razón, existe un marco legal que regula el etiquetado de la carne de vacuno, que obliga a incluir la especie utilizada en la fabricación del producto, además de la edad y el sexo (Real Decreto 75/2009). En el caso de "Carne de Buey” tan solo puede etiquetada la especie Bos taurus, en particular machos castrados y con una edad mayor de 48 meses.
 
El etiquetado por sí solo no es suficiente para evitar la sustitución de un tipo de carne por otro de menor valor, como puede ser el uso de carne de vaca de elevada edad por carne de buey. En estos casos son necesarias técnicas que permitan el sexado de la carne de vacuno en los productos elaborados, independientemente del grado de transformación que ha sufrido. En estos casos las técnicas genéticas son las más adecuadas para este propósito.
 
Por ello, cabe señalar que ANFACO-CECOPESCA, consciente de la relevancia de aportar las necesarias garantías al consumidor, viene realizando en los últimos años importantes inversiones tanto en las últimas tecnologías y equipamientos científico-técnicos como en la disponibilidad de personal altamente cualificado que a día de hoy le permite disponer de una metodología propia capaz de detectar estas sustituciones.
 
Este método se encuentra a disposición del tejido empresarial, público en general y autoridades de control en materia de etiquetado. Está basado en la técnica de PCR en tiempo real y permite determinar con total fiabilidad si una carne pertenece a la especie Bos taurus, además del sexo del espécimen al que pertenece, posibilitando concluir de forma inequívoca si la carne es de vaca o buey. Esta técnica se caracteriza por ser altamente específica, fiable y rápida (en menos de 4 horas se analiza un lote de muestras).

Prueba de este liderazgo es el reconocimiento de la Entidad Nacional de Acreditación (ENAC), ya que dispone de una Lista de Ensayo bajo Acreditación (LEBA), que es una modalidad de alcance que permite flexibilidad a los laboratorios para ampliar los servicios analíticos, es decir las determinaciones que estos pueden hacer para un determinado tipo de ensayo. En concreto esta LEBA está dividida en categorías: Detección de especies y alérgenos e Identificación de especies o géneros en alimentos para consumo humano y animal.

 


 volver